Calle Río Cega, 1 Pol. Ind. Las Hervencias 05004 Ávila

Actualidad

08/07/2014

Ventajas de la inseminación artificial en el ganado vacuno

Ventajas de la inseminación artificial en el ganado vacuno

La inseminación artificial en el ganado vacuno se practica desde hace mucho tiempo. El primer ternero en España en nacer a través de esta técnica fue en 1958 gracias a la congelación del semen. Desde entonces los métodos han avanzado y se han modernizado.

La utilización de la inseminación artificial permite a los ganaderos el mejoramiento genético. De esta forma puede acceder a toros de excelente calidad, que transmitirán a su descendencia caracteres de alta productividad en carne o leche. El aprovechamiento de esta técnica es máximo: de una sola eyaculación se puede inseminar de 200 a 300 vacas.

Evitar la monta natural trae consigo el control de enfermedades de transmisión sexual ya que el toro es el principal transmisor de todas ellas. Además, gracias a este trabajo se puede estudiar el comportamiento reproductivo de los vientres de las vacas. Entre otras cosas se puede saber con exactitud si tienen dificultades para quedarse preñadas o la fecha exacta de parición. En Ganadería Raza Salers realizamos este tipo de seguimiento a todas nuestras reses.

También se permite el uso de cruzamiento a gran escala. Cuando se realizan con dos o más razas se torna complicado. Con la inseminación artificial se puede identificar correctamente a los animales y obtener el semen de razas que aún no son muy conocidas.

Para que las vacas puedan inseminarse tienen que estar en celo. Estas tienen que parir en intervalos de 12 a 13 meses porque de lo contrario su eficiencia productiva y reproductiva disminuye. El objetivo ideal es tener un ternero por vaca y año.